Informacion

Cómo hacer realmente Sh! T hecho con una lista de tareas pendientes


Te podría gustar

El plan de 4 pasos para nunca postergar otra vez

Entre el trabajo (o la tarea), hacer ejercicio, salir con amigos y otras obligaciones de la vida real, lograr nuestros objetivos y cumplir los plazos es casi siempre más difícil de lo que parece. Crear una lista de tareas eficiente es una hazaña en sí misma, y ​​ahí es donde entramos nosotros. Hemos preparado 13 consejos para ayudarlo a organizar su vida en una lista manejable, y luego tachar cada entrada de una en una.

Hacer o no hacer: la necesidad de saber

La creación de listas es algo muy personal. Algunos de nosotros bordeamos lo obsesivo, organizar el baño puede convertirse en una serie de puntos numerados. Otros prefieren volar, escribiendo números de teléfono importantes en el dorso de sus manos. Pero incluso el esquema más básico de las tareas obligatorias puede ayudarnos a abordar nuestros objetivos más importantes. Por un lado, escribir un montón de cosas por hacer nos obliga a establecer objetivos concretos (sacar la basura), que pueden ser mucho más efectivos que solo pensar en objetivos vagos (volverse más limpios). Además, hacer una lista escrita puede ayudarnos a recordar información importante (lo que significa que la basura no se quedará esperando en la cocina durante semanas) Los efectos de la creación de listas en el recuerdo en adultos jóvenes y ancianos. Burack, O.R., Lachman, M.E.Departamento de Psicología, Universidad de Brandeis, Waltham, MA. The Journals of Gerontology 1996; 51 (4): P226-33 ..

El problema es que incluso aquellos de nosotros que creemos fervientemente en el poder de las listas de tareas pendientes podríamos no saber cómo hacer una exitosa. Afortunadamente, estamos aquí para ayudar, con una guía paso a paso para crear y completar una increíble lista de cosas para hacer.

Solo para hacerlo: su plan de acción

Compartir en Pinterest

1. Elige un medio.

Las listas de tareas vienen en todas las formas y tamaños, por lo que se trata de lo que funciona para el individuo. Algunas investigaciones sugieren que escribir información a mano nos ayuda a recordarla mejor, pero si la última vez que recogió un bolígrafo fue en 1995, no tema: hay una gran variedad de aplicaciones digitales que ayudan a crear listas de tareas personales.

2. Haz múltiplos.

Crea algunas listas de cosas que hay que hacer. Una debe ser una lista maestra, con todos los elementos que le gustaría lograr a largo plazo: limpiar el armario, inscribirse en una clase de idiomas, etc. Otra puede ser una lista de proyectos semanal, con todo lo que necesita tomar lugar en los próximos siete días. La tercera debe ser una lista de HIT (tareas de alto impacto), con las tareas que deben realizarse. hoy: Llame a tía Sue por su cumpleaños, recoja la tintorería, termine esa presentación para el trabajo. Todos los días, vea qué elementos de la lista maestra y la lista semanal de proyectos deberían pasar a la lista HIT.

3. Mantenlo simple.

No hay nada más intimidante que una lista de tareas pendientes de una milla de largo. Y, de manera realista, de todos modos es imposible hacer tantas cosas en 24 horas. Un truco para mantener una lista HIT simple es hacer una lista de las cosas que desea hacer hoy y dividirla por la mitad. No debe haber más de 10 elementos restantes; el resto puede ir a la lista de proyectos semanales o la lista maestra.

4. Conozca a los MIT.

Esas son las "tareas más importantes". Comience la lista con al menos dos elementos que deben hacerse absolutamente hoy, de modo que no termine aspirando en lugar de terminar un informe del proyecto que vence mañana. Incluso si el resto de la lista permanece intacta, las cosas realmente significativas terminarán.

5. Comience fácil.

Incluso antes de esos MIT (ver arriba), pegue algunos elementos simples en la lista. "Doblar la ropa", "lavar los platos del desayuno" y "ducharse" son buenos ejemplos. Incluso tachar cosas tontas nos ayuda a comenzar el día sintiéndonos superproductivos.

6. Descomponerlo.

Objetivos como "trabajar en un trabajo de investigación" son demasiado vagos e intimidantes, lo que significa que tendremos demasiado miedo de comenzar a abordarlos. Una forma de reducir el factor miedo y hacer que las metas parezcan más manejables es dividir los proyectos en tareas más pequeñas. En lugar de "trabajar en un trabajo de investigación", intente algo más específico, como "escriba la primera mitad del capítulo tres" el lunes y "escriba la segunda mitad del capítulo tres" el martes.

7. Mantente específico.

Todas las tareas pendientes deben tener estas cualidades (entre otras) en común: son acciones físicas; se pueden terminar de una vez; y son tareas que solo el escritor de tareas puede hacer. Para proyectos generales que requieren mucho tiempo o la ayuda de otras personas, enumere los pasos específicos que puede seguir para alcanzar su objetivo. En lugar de "salvar a los animales", intente "escribir una carta de presentación para realizar una pasantía en World Wildlife Fund".

8. Incluye todo.

Para cada tarea en la lista, incluya tanta información como sea posible para que, literalmente, no haya excusa para no hacer el trabajo. Por ejemplo, si la tarea implica llamar a alguien, incluya el número de teléfono de esa persona en la lista para que no pierda el tiempo luchando por ello más tarde.

9. Mide el tiempo.

Ahora que ha hecho la lista (y la ha verificado dos veces), regrese y coloque una estimación de tiempo al lado de cada elemento. Incluso podría ayudar convertir la lista de tareas en una especie de agenda con horarios y lugares específicos. Por ejemplo: lavandería 4-6 p.m. en Suds & Stuff, limpie la bandeja de entrada de 6 a 7 p.m. en Starbucks el 6th Cra. Cuando se acabe el tiempo, se acabó; No hay que pasar seis horas en la lavandería.

10. No te estreses.

Cada lista maestra tiene algunas tareas que hemos tenido la intención de hacer durante días, semanas, tal vez incluso años, pero todavía no. Trate de averiguar por qué no para aprender qué pasos son necesarios para completar la tarea. ¿No llamas al tío Pat por miedo a quedar atrapado en el teléfono durante toda la tarde? Reemplace "Llame al tío Pat" con "descubra una manera de colgar el teléfono con el tío Pat". De esta manera, la gran tarea parecerá más fácil y, finalmente, se hará.

11. Hazlo público.

A veces, la mejor manera de seguir siendo responsables es tener a alguien que nos cuide. Intente compartir esa lista de tareas, ya sea colocándola en el refrigerador o configurando un calendario digital al que puedan acceder todos los miembros del equipo de trabajo.

12. Programación de horarios.

Uno de los aspectos más complicados de la lista de tareas es en realidad sentarse a hacer uno. Elija una hora todos los días, ya sea la mañana antes de que todos los demás se despierten, la hora justo antes de acostarse o la hora del almuerzo, cuando puede organizar todas sus tareas y determinar lo que aún debe lograrse.

13. Entra con los viejos.

Una forma de aumentar la productividad es recordarnos cuán productivos fuimos ayer. Así que mantenga una lista escrita de todo lo que logró el día anterior, incluso las cosas pequeñas.

14. Comience de nuevo.

Haga una lista nueva todos los días para que los mismos elementos antiguos no obstruyan la agenda. También es una forma útil de asegurarse de que realmente hagamos algo cada 24 horas y no solo dediquemos tiempo a decorar el papel con marcadores elegantes.

15. Sé flexible.

Consejo profesional: siempre deje unos 15 minutos de “tiempo de amortiguación” entre los elementos de la lista de tareas o el calendario en caso de que surja algo (por ejemplo, la lavadora se desborda o la computadora falla). Y si una crisis golpea, lo más importante es recordar detenerse y respirar. Probablemente ya hayas logrado al menos un MIT: ¡tendrás el resto bajo control!